Comisión cameral defenderá en el Congreso el deporte del pico y las espuelas

El Capitolio – En defensa de la permanencia del deporte del pico y las espuelas en Puerto Rico, el presidente de la Comisión de Recreación y Deportes, el representante José “Che” Pérez Cordero, adelantó hoy que llevará al Congreso de Estados Unidos todos los datos necesarios para contrastar los efectos en la Isla del Farm Bill, que prohibirá las peleas de gallo en Puerto Rico a partir del 20 de diciembre de este año.

A esos efectos, celebró hoy la quinta y última vista pública ordenada por la Resolución de la Cámara 1213, de su autoría, para investigar y evaluar el “deporte de los caballeros”, así como el impacto económico que producirá su prohibición, que según un estudio presentado previamente y que fue comisionado por el Club Gallístico de Puerto Rico y realizado por la firma Advantage Consulting, esta industria inyecta anualmente $65 millones a la economía puertorriqueña.

“Después de esta vista estamos listos para bajar un Informe Final sobre la Resolución que será traducido al inglés y lo utilizaremos para ir a tocar las puertas en Washington a los Congresistas. Tenemos un estudio económico que fue comisionado por el Club Gallístico de Isla Verde, los datos del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), de los grupos de deportes y esta Comisión para que los Congresistas estén en posición de saber la realidad de la importancia de la industria de este deporte para Puerto Rico”, aseguró Pérez Cordero.

Sostuvo que a pesar de las limitaciones tanto económicas como políticas para allegar sus reclamos al Congreso “la voluntad está y vamos a realizar un viaje donde vamos a estar presentando este Informe a los distintos Congresistas y a los que no, se los estaremos haciendo llegar.  Que entiendan que es mucho más que un aspecto cultural, que también es muy importante, pero que de concretarse la prohibición sería un duro golpe a la economía local”.

Pérez Cordero, igualmente, destacó que Puerto Rico es una de las jurisdicciones donde dicha industria está más reglamentada y “en varios Estados no lo está y si es cruel, porque utilizan navajas en las peleas”.

El presidente de la Asociación Cultural y Deportiva del Gallo Fino de Pelea, Jeovhanni Nieves Rivera, acompañado del licenciado Oscar Aracón, fue más lejos al presentar una tabla indicando que la industria genera 27,000 empleados directos e indirectos y que se trata de unas 40 horas semanales, por 52 pagadas aproximadamente a $7.25 la hora representando así $407,106,000 generados.  

Según el representante Pérez Cordero, “no son científicamente comprobados, pero si nos puede llevar a ese impacto”. Asimismo, adelantó que la Comisión estará atendiendo legislación que ya se ha presentado recientemente por distintos representantes para continuar fortaleciendo la industria, también el aspecto agrícola y turístico.

A preguntas de la prensa, Pérez Cordero también aseguró estar en constante comunicación con la Comisionada Residente en Washington, Jenniffer González Colón, y adjudicó que “ella ha estado desde el día cero a favor de los galleros y puso a la disposición de la Comisión de los recursos de su oficina para trabajar en pro de la defensa de esta industria”.

Durante la vista de hoy, también depuso el exprocurador del ciudadano Carlos López Nieves, quien también es gallero, en representación de Galleros Sin Reversa. “Se nos pretende quitar la actividad cultural de los gallos. No hablemos de crueldad, hablemos de cultura. Además, es inconstitucional lo que se está haciendo. Nosotros estamos a favor de lo que ustedes están haciendo por nosotros. Nosotros no somos asesinos de gallos”, dijo.

Por lo que informó a la Comisión que someterá medidas para lograr establecer política pública en torno al deporte gallístico y para la protección de estas aves.

Asimismo, Juan Quintero, presidente de Unidos por los Gallos alertó sobre la necesidad de acelerar las gestiones para salvar la práctica de este deporte en Puerto Rico.

“Nosotros tenemos hasta el 20 de diciembre y en esa fecha baja el telón. En el mundo hay 56 países que las peleas de gallos son legales. Convertir las peleas de gallos en una actividad ilegal y clandestina generaría una vorágine de consecuencias negativas. Los galleros de Puerto Rico no van a entregar los gallos ciertamente”, aclaró Quintero.

Finalmente, Pérez Cordero aseveró que este deporte concierne a un numeroso grupo de trabajadores, empresas, industrias, agricultores y comerciantes que dependen de esto para vivir.