Discuten posibles cambios en la profesionalización de los mecánicos

El CapitolioLa Comisión de Gobierno, que preside el representante Jorge Navarro Suárez, reanudó el estudio del Proyecto de la Cámara 2120, que busca establecer un nuevo marco regulatorio para los técnicos automotrices de la Isla con la creación de la “Ley de la Junta Examinadora de Técnicos y Maestros Automotrices 2019”.

A la audiencia pública acudió Carmen Luz Berríos Rivera, directora de D’Mart Institute en Barranquitas, quien apoyó la legislación, por “hacer justicia para todos”. “Es una gran oportunidad para que los egresados de los programas de mecánica puedan entrar al mundo laboral inmediatamente terminen y estos laboren dentro (de) lo establecido por las leyes”, señaló.

Berríos Rivera destacó las nuevas categorías de licencias: Aprendizaje Automotriz, Técnico Automotriz y Maestro Automotriz. Así como, las certificaciones para quienes quieran ejercer una subárea, sin obtener una licencia de técnico o maestro automotriz.

Seguido, el presidente de Data Training Center, Salvador López Cardec, también favoreció la creación de la nueva ley, por recoger lo necesario para cumplir con las necesidades de la industria automotriz actual y futura. “Es un proyecto a favor de todas las partes… pero, más importante a favor del consumidor puertorriqueño que va a recibir el servicio de hoy y de los vehículos del futuro”.

“La industria necesita un cambio de cómo medir a los licenciados. Las licencias escalonadas que van desde aprendiz automotriz, técnico automotriz y luego a maestros automotriz, lo vemos excelente. Esto debe motivar a la persona a alcanzar el próximo nivel”, indicó López Cardec al avalar las certificaciones de Mecánica Marina y Mantenimiento y Reparación de Neumáticos.

Por otro lado, la presidenta de la Automeca Technical College, María de los Ángeles Pagán Negrón, reconoció la necesidad de atemperar la Ley 40-1972, que creó la “Junta Examinadora de Técnicos y Mecánicos Automotrices de Puerto Rico”. Sin embargo, mostró reservas según redactado, por no estar “creado con un enfoque basado en investigación y desarrollo”.

“Hay partes del proyecto presentado en el P. de la C. 2120 que pudieran ser viables. No obstante, para ello, esto requiere un análisis exhaustivo de los efectos de la misma en la Industria. Se debe investigar el impacto en los talleres y pequeños negocios, con detenimiento los cuales pudieran desaparecer”, sustentó Pagán Negrón.

En la misma línea, el presidente de Mech-Tech College, Edwin Colón Cosme, disintió de la legislación, ya que no “salvaguarda los mejores intereses de los técnicos automotrices, las industrias educativas que los forjan, la industria y el consumidor puertorriqueño”.

Colón Cosme, insistió que la medida no expone razones ni fundamentos que justifiquen un aumento en las horas de estudios de mecánica automotriz. “200 horas adicionales de qué y para qué. La propuesta de incrementar las horas de estudios nos luce caprichosa y arbitraria, puesto que no se exponen datos o una base racional que sostenga tal necesidad”, agregó al argumentar que la medida “es un mal proyecto”.

Como parte de los planteamientos, el Presidente de Mech-Tech College dijo que debilitaría las instituciones técnicas educativas, y que desmotivaría a los jóvenes “con aptitudes y deseos de trabajar en los que les apasiona. Limitaría fatalmente el acceso al mercado laboral, con un efecto económico negativo para los talleres de servicios automotriz y la industria”. 

El proyecto de ley es de la autoría del presidente cameral Carlos “Johnny” Méndez Núñez y de los representantes Gabriel Rodríguez Aguiló y José Aponte Hernández por petición de la Junta Examinadora de Técnicos y Mecánicos de Automotrices de Puerto Rico (JETMA).