DRD necesita más fondos para ofrecer cursos de IPDDR fuera del área metro

El Capitolio –  Según expuso hoy la ayudante especial del Secretario del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), la licenciada Ingrid Calo, se requiere de más fondos para poder ofrecer simultáneamente los adiestramientos, capacitación y los cursos que el Instituto Puertorriqueño para el Desarrollo del Deporte y la Recreación (IPDDER) ofrece a los líderes deportivos e instructores de aptitud física en todas las oficinas regionales de la dependencia gubernamental.

 

La expresión fue vertida durante la primera vista pública de la Comisión de Recreación y Deportes que preside el representante José “Che” Pérez Cordero, en torno al Proyecto de la Cámara 1691, de la autoría del representante Manuel Claudio Rodríguez, para ese fin.

 

La funcionaria indicó que como regla general, los cursos del IPDDER se ofrecen en la sede del DRD, en el Edificio Teófilo “Teo” Cruz en Santurce. Explicó, que reconociendo la necesidad de que se ofrezcan los cursos fuera del área metropolitana, el Departamento coordinó cursos a través de todo Puerto Rico con la colaboración de directores regionales, directores municipales y líderes de organizaciones recreativas.

 

“En el pasado hemos ofrecido cursos en Mayagüez, Ponce, Aguada, Fajardo, Aguadilla, Maunabo y Toa Baja, entre otros. En ese sentido el Instituto cumple a cabalidad su función educativa a través de toda la Isla. Sin embargo, los recursos económicos del Departamento son en extremo limitados y el costo de matrícula de los cursos es sumamente módico para garantizar su accesibilidad, obligándonos a estructurar un ofrecimiento que sea costo efectivo y cónsono con las medidas de reducción de gastos”, dijo Calo.

 

Igualmente presentó como ejemplo que el costo para el curso de 18 horas de Líder Recreativo para Adulto cuesta $75.00, el curso de Administración de Instalaciones, Entrenador de Voleibol y Entrenador de Baloncesto cuesta $35.00 y de Líder de Campamento $25.00, entre otros. 

 

Calo amplió, que para el semestre pasado se calendarizaron cursos en la zona oeste, este , centro y sur cuya matrícula ‘extremadamente baja’ provocó que fuesen cancelados y reprogramados, por lo que adjudicó que, “se tiene que analizar el impacto económico de aprobarse esta medida. Analizar los ingresos y gastos… es indispensable que contemos con el compromiso de los participantes para asegurar una matrícula adecuada que nos permita costear, por los menos, los servicios de nuestros recursos. De lo contrario, el DRD incurriría en gastos no presupuestados”.  

 

A esos efectos, el representante Pérez Cordero consideró juicioso estudiar la propuesta más a fondo.  “Se podría trabajar para buscar la viabilidad dentro del calendario establecido del DRD para que se den los talleres en la Isla pero no simultáneamente para no tocar el           

presupuesto que es limitado. Se puede llegar a acuerdos colaborativos con universidades y entidades para ofrecer los talleres”, dijo el Legislador.

 

En esa dirección la abogada indicó que ya tiene acuerdos con la Universidad del Turabo para que los estudiantes puedan realizar sus prácticas en el DRD y, a su vez, ofrecer los talleres.