Representante José Enrique “Quiquito” Meléndez realiza solicitud ante el Comité de la ONU

El Capitolio– “Me parece absurdo que este Comité se reúna todos los años y apruebe una resolución respaldando la independencia de la isla, y que esta resolución no tenga ninguna consecuencia. Ni siquiera la Asamblea General de la ONU las considera. Nada pasa”, expresó el representante José Enrique “Quiquito” Meléndez Ortiz ante el Comité Especial de las Naciones Unidas, que pretende la independencia a los países y pueblos coloniales.

Meléndez Ortiz, quien asistió a la audiencia como miembro de la Cámara de Representantes de Puerto Rico y miembro de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos Capítulo de Puerto Rico (LULAC por sus siglas en inglés), aseguró que la única solución que la mayoría de los puertorriqueños acepta es que Puerto Rico se convierta en estado, reafirmando la aseveración con la emigración de miles de puertorriqueños a otras jurisdicciones de los Estados Unidos luego del huracán María.

Durante su participación ante la Comisión, el Representante realizó un recuento sobre la situación en que se encuentra la Isla tras el paso de los huracanes Irma y María, y sobre el pobre desempeño que ha realizado la Junta de Control Fiscal impuesta por el Congreso de los Estados Unidos. “Como consecuencia del gran tamaño de la deuda de la Isla, la imposibilidad de su pago y de las dificultades financieras que enfrenta el Gobierno de Puerto Rico, el Congreso de los Estados Unidos aprobó legislación que creó una Junta de Control Fiscal. En teoría, esta Junta, tendría la responsabilidad de trabajar junto al Gobierno de la Isla para balancear los presupuestos, reestructurar la deuda, asegurar el regreso de la Isla a los mercados financieros y promover su desarrollo económico. En la práctica, esto no ha ocurrido.”

Añadió que el Congreso de los Estados Unidos, tras imponer la Junta de Control Fiscal, le reservó al gobierno democráticamente electo por el pueblo de Puerto Rico el poder desarrollar política pública, pero le otorgó a la Junta el poder para vetar el financiamiento de lo que el gobierno electo entendiera que debería ser su política pública. “En otras palabras, el Congreso Federal al imponer la Junta, creó un ambiente donde impera el caos y todos sabemos que donde hay caos, hay inestabilidad. Esta inestabilidad política de no tener claro quién tiene la última palabra sobre los asuntos locales es el mejor incentivo para ahuyentar, no solo el talento local, sino cualquier tipo de inversión privada. Ese es el triste escenario en el que nosotros los puertorriqueños trabajamos diariamente.”

El Legislador puntualizó que Puerto Rico no cuenta hoy día con las herramientas necesarias para progresar y promover un desarrollo económico sustentable, pues al no contar con un gobierno propio como otros estados, no poder votar por el presidente de los Estados Unidos, no tener representación en el Congreso, no tener su propia moneda, no poder hacer tratados comerciales con otros países del mundo y no  contar con representación en la Organización de Naciones Unidas, se le hace muy difícil despuntar su potencial y ofrecer calidad de vida.

“Lo único que resolverá el problema es la solución final de nuestro estatus político. Solo resolviendo este importante asunto tendremos las herramientas necesarias para desarrollar plenamente nuestro potencial económico y ofrecerle a nuestra gente la calidad de vida que se merecen. Cualquier otra cosa sería un parcho y ya Puerto Rico no aguanta más parchos. Mi llamado a este Comité y a la Organización de Naciones Unidas es que si van a discutir este asunto entiendan que una resolución de este Comité no va a resolver el asunto, aun cuando la asamblea general la adopte. La independencia no es la única medida de descolonización disponible y lo saben. También saben que nuestro pueblo la ha rechazado de manera consistente. Solo la admisión de Puerto Rico como Estado, en igualdad de condiciones con los demás 50, nos garantiza las herramientas y la igualdad que nos corresponde.”